De palabras y silencios

La vida pasa. Pasa. Pasa y pisa sobre palabras: unas se hunden –no soportan tanto peso-, otras son seguras -allí queremos cimentar-. Las hay llamativas, resplandecientes, luminosas; y otras que son como trasgos, oscuras y embusteras. Conocer las palabras es aprehender un poco mejor la realidad y nuestro paso por ella, que no es que sea un libro, pero sí, siempre, una maravillosa aventura. 

Las palabras son principios y finales, pero fundamentalmente son todo lo que hay en medio, incluso cuando nos quedamos en blanco, con la boca entreabierta, sin saber qué decir. A veces, incluso, es mejor callar que cargar con la palabra dicha. Ese es un silencio prudente, de esos de nadar y guardar la ropa. 

De silencios -ausencia de palabras-, el mejor y más elevado es el que nace de lo más hondo del corazón, con tanta fuerza y presencia, que nos lleva a hincar la rodilla en tierra. No hay silencio más elocuente, aunque solo los que quieren tener buen oído son capaces de escuchar su eterna melodía, de la que –¡oh, là là!– nosotros formamos parte.  

Es de palabras y silencios de lo que está compuesta esta revista. Silencios de los que nacen palabras, palabras que alumbran historias, historias que componen vidas. Vidas, en fin, a las que entre todos, poco a poco, seguimos sacando punta.

__________________________

MESPRESSO es una publicación del Colegio de Fomento Aldovea. Los derechos de todos los trabajos publicados en esta página pertenecen a los autores y al Colegio de Fomento Aldovea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑