Pinocho, una descripción

Por Borja Herrero (EP)


Falso. Pinocho era un niño falso. En realidad, era un muñeco de manera creado por su dueño de verdad, que era humano.

Gepetto, su creador, no tenía hijos ni mujer y se sentía muy solo. Por eso, creó a Pinocho. Era de color marrón, ojos azules y de mediana estatura. Tenía las cejas negras y una nariz grande que le crecía cuando decía mentiras. Casi siempre estaba sonriente y, aunque al principio era de madera, un hada le dio vida.

Pinocho iba vestido con un gorro. En él había una pluma roja y una cinta azul. Llevaba una camiseta medio marrón, medio gris; pajarita azul, guantes blanco y una chaqueta de color negra con el cuello blanco. También tenía unos zapatos marrones y un peto rojo con tirantes y botones amarillos y estrellitas grises. Siempre iba vestido igual, aunque fuese invierno o verano.

Pinocho es amable, ya que ayuda mucho a su padre. Pero a veces dice mentiras. Es muy confiado porque cuando ve a alguien, se va con él, sea bueno o malo. En ocasiones es muy pesado y muy desobediente. Le gusta mucho hacer travesuras y no le gusta nada ir al colegio. ¡Ah! Y tiene un amigo llamado Pepito Grillo que era la voz de su conciencia que le ayudaba a ser buena persona y no hacer las cosas mal.

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑