No pierda la esperanza

Muy buenas:

Le escribo esta carta para hacerle saber que aunque esté solo en una habitación, hay mucha gente que le apoya y reza por usted. Quería decirle que no pierda la esperanza ya que Dios no permitiría el mal, si no fuera para sacar un bien mayor. Él siempre está con usted, tanto en los malos como en los buenos momentos. Pronto todo volverá a la normalidad y disfrutará de su familia y amigos que seguro que están pensando en usted. Muchas gracias por ser valiente y luchar contra la enfermedad.

¡Mucha suerte!

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑