Una pequeña historia

Por Nicolás López Aspe (EP)


Querido amigo,

Te escribo desde mi casa de Madrid para contarte una pequeña historia que es como yo veo esta situación. Esta historia ocurre en la selva africana, donde hay muchos animales, plantas, lagos, paisajes bonitos, un sol enorme… pero también muchas amenazas, peligros y animales salvajes.

Había una vez en África una manada de gacelas, que son animales rápidos, agiles, fuertes, seguros y muy protectores de sus hijos. En la misma zona muy bien escondidos se encontraban unos leones, hambrientos, astutos y muy poderosos.

Las gacelas vivían tranquilas, comían de los pastos y de la hierba de la sabana, se bañaban en los lagos, dormían tranquilamente y de vez en cuando celebraban el nacimiento de pequeñas gacelas. Eran felices¡! …. Un día apareció por la tarde y sin avisar un león muy hambriento con muchas ganas de atacar y comerse una gacela y de repente se dio cuenta que la gacela más viejita y mayor del grupo corría menos e iba más lenta que el resto.

Entonces el león se escondió muy cerca y se quedó a la espera de atacar a la gacela en un momento de descuido.

El león salió de su escondite y ataco a la gacela, ella intento salvarse y luchar de forma muy valiente contra el león, pero no pudo con este, aparecieron más gacelas y el fuerte león las volvió atacar y a dejar muy malheridas y casi a punto de morir, muchas de ellas, pero por suerte se encontraban unos elefantes que vieron el ataque y como están sufriendo la manada de gacelas.

Estos elefantes eran valientes, generosos, cuidadores y muy protectores, eran perfectos para ayudar a las gacelas. Un grupo de elefantes se acercó para atacar y combatir contra estos leones. Como los leones estaban cansados del ataque y tenían un poco de miedo a los colmillos de los elefantes, decidieron la retirada.

Los elefantes con sus trompas gigantes cogieron a las gacelas malheridas y las llevaron a la orilla del lago para curarlas. Cada día les daban cariño, les limpiaban las heridas, les cuidaban y protegían, durante muchos días se murieron gran parte de ellas, pero los elefantes seguían y seguían para intentar curar y salvar al resto de la manada.

Las gacelas más jóvenes que estaban sanas y el resto de animales de la selva, cada día al atardecer sobre las 8 de la tarde, se inclinaban y mostraban respeto a los valientes elefantes.

Después de muchos meses las gacelas se curaron y vivieron felices, pero con cuidado de otros posibles ataques de los “leones “.

FIN…. ¡ESPEREMOS QUE OS PONGAIS BUENOS MUY PRONTO!

En esta historia los personajes representan a.:

LEONES – Virus
GACELAS – Los enfermos
ELEFANTES – Médicos, enfermeras, ayudantes y todos los que cuidan de los enfermos. DEMAS ANIMALES – La gente que desde sus casas aplaude cada día.

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑